Qué es y como se trata la enfermedad de Graves?

Print PDF

 

Enfermedad de Graves (o enfermedad de Graves-Basedow)
La enfermedad de Graves es la causa más frecuente de hipertiroidismo. Se trata de una enfermedad autoinmune. Puede presentarse a cualquier edad, pero el pico de incidencia ocurre entre los 20 y los 50 años. Es 5 veces más frecuente en mujeres y tiene una fuerte predisposición familiar, cerca del 15% de los pacientes tienen un familiar cercano con la misma enfermedad y en muchas ocaciones suele identificarse un acontecimiento estresante importante antes de que se manifieste clínicamente.
La Enfermedad de Graves está caracterizada por la presencia de bocio, afectación ocular (“oftamopatía”) y signos y síntomas de hipertiroidismo.
La oftalmopatía de Graves puede ser un problema muy serio y puede originar una saliencia del globo ocular hacia fuera con afectación importante de la vista, que puede incluir: enrojecimiento de la conjuntiva, sensación de cuerpo extraño en el ojo, visión borrosa, alteración de los colores, y en casos muy graves , la pérdida de la visión con úlceras de la córnea.
La causa de la Enfermedad de Graves está relacionada con la aparición de anticuerpos que tienen la capacidad de unirse al mismo receptor de la TSH en la célula tiroidea, entonces la presencia elevada de estos anticuerpos ocasiona una estimulación crónica de la glándula tiroides con crecimiento (bocio) y elevada producción hormonal (hipertiroidismo). Estos receptores de TSH también se encuentran detrás del ojo (en la grasa retroorbitaria y músculos del ojo) y el crecimiento de los músculos y la grasa produce la cásica oftalmopatía.

 

El diagnóstico de la Enfermedad de Graves se realiza con los análisis de sangre (TSH muy baja y niveles de T3 y T4 bien elevados). Otros tests de laboratorio importantes son: los Anticuerpos estimulantes de la tiroides (TRAb), y análisis de rutina generales. Es muy frecuente observar afectación de la función hepática, con aumento de la Fosfatasa alcalina (que es una enzima producida por el hígado).
Otros estudios para diagnosticar la enfermedad incluyen: la Curva de Captación y el Centellograma Tiroideo.

Tratamiento:
El tratamiento inicial depende mucho del médico y del paciente. En general se comienza con una dosis elevada de drogas antitiroideas como el Carbimazol, Metil-mercaptoimidazol (Danantizol) o Propiltiouracilo y luego se van disminuyendo progresivamente hasta llegar a una dosis de mantenimiento que suele mantenerse durante 1 año o 1 año y medio aproximadamente.
Tras este lapso se suspenden los antitiroideos. Solo un 30% de los pacientes permanecen con la función tiroidea normal luego de la suspensión. El restante 70% tiende a recidivar el hipertiroidismo. La reaparición del hipertiroidismo puede ocurrir inmediatamente al suspender o luego de varios meses ,inclusive, años.

Cuando la Enfermedad de Graves reaparece luego del tratamiento con drogas antitiroideas, las opciones terapéuticas quedan limitadas a la administración de una dosis de radioyodo o bien a la cirugía de la tiroides.

Volver a Todo sobre la Tiroides

 

Glándula Tiroides

Promocionar tu página también

 

Novedades en Tiroides